«Prefiero morir a seguir viviendo” ¿Quién pronunció estas palabras? ¿Alguien que no creía en Dios? ¿Alguien que había dejado a Dios? No. Las dijo el profeta Jonás en un momento de tristeza y dolor Jonás 4:3 Ahora pues, oh Jehová, te ruego que me quites la vida; porque mejor me es la muerte que la vida.

La biblia no indica que Jonás estuviera a punto de suicidarse, pero esas palabras fuertes destacan un importante hecho de hoy, qué, hasta los siervos de Dios, los cristianos pueden sentirse profundamente tristes, agobiados, desesperanzados: Salmos 34:19 Muchas son las aflicciones del justo, Pero de todas ellas le librará Jehová.

Muchos jóvenes pueden llegar a este estado, no querer seguir viviendo, pueden sentirse tristes, desanimados, profundamente dolidos, pero debemos combatir esos sentimientos, combatir esas tristezas de la mano de Dios.

Analicemos las causas del porque se puede llegar a una situación de esas.

¿Por qué se llega a ese punto?

Muchas son las razones por las cuales podemos llegar a esas instancias. Pueden darse por momentos duros, situaciones difíciles de manejar que pueden ejercer mucha presión sobre ti. 2 Timoteo 3:1 También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Y aunque el texto anterior hable de las apostasías, sabemos que el enemigo también ataca el corazón, el pensamiento del hombre, así que, sean apostasías o sufrimientos severos, son tiempos peligrosos.

Jóvenes pueden estar restando valor a su existencia, pensar que nada en este mundo vale la pena: Romanos 7:22-24 Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; 23. pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. 24. ¡Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte? O puede darse también porque han sido victimas de malos tratos, de violencia física, de abuso sexual. Otros pueden estar pensando en el suicidio por razones de trastornos emocionales o de otro tipo, cualquier situación, si no se controla, puede traer serias consecuencias, no solo en esta vida, sino también en la otra.

Nadie es inmune a las desgracias, Romanos 8:22 Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora; desde que los hombres perdimos la relación con Dios por causa del pecado, el mundo es azotado constantemente por esta tristeza y desilusión, estamos lejos de Dios por el pecado. Y los jóvenes como tu no son la excepción, muchos han sido golpeados por cualquier situación de estas:

  • La muerte de un familiar o amigo, en algunos casos, la perdida de una mascota.
  • Problemas en la casa, en el hogar.
  • Problemas en la escuela.
  • Desengaño amoroso.
  • Ser victima de abusos (físicos, sexual o de otro tipo)

Tarde o temprano, casi todos los jóvenes se enfrentan a cualquiera de las situaciones anteriores, pero la pregunta que surge es: ¿Por qué algunos salen adelante y otros piensan en quitarse la vida? Bueno, en realidad no quieren morir, quieren acabar es su sufrimiento.

Cuando nos sintamos abrumados o tristes, recordemos algunos ejemplos que Dios nos muestra:

  • Rebeca: Génesis 25:22 Y los hijos luchaban dentro de ella; y dijo: Si es así, ¿para qué vivo yo? Y fue a consultar a Jehová;
  • Moisés: Números 11:15 Y si así lo haces tú conmigo, yo te ruego que me des muerte, si he hallado gracia en tus ojos; y que yo no vea mi mal.
  • Elías: 1 Reyes 19:4 Y él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres.
  • Job: Job 14:13 ¡Oh, quién me diera que me escondieses en el Seol, Que me encubrieses hasta apaciguarse tu ira, Que me pusieses plazo, y de mí te acordaras!

¿No hay otra salida?

Tal vez conozcas a alguien que este cansado de tanto sufrir, que haya expresado el deseo de quitarse la vida, ¿Puedes hacer algo para impedirlo? Claro que sí, habla de inmediato con un adulto, sin importar que pierdas la amistad por esto, esta en juego la vida de esa persona.

Ahora, si eres tú, no dejes que tome ventaja y materialices tu deseo, tienes mucho que ganar en esta vida, tienes aún mucho porque luchar, busca ayuda, busca a los ancianos de la iglesia donde te reúnes, a algún hermano o familiar en quien confíes.

La tormenta pasará

Algo que te ayudará cuando creas todo perdido, es recordar que por muy negras que estén las nubes, siempre saldrá el sol, que las cosas no son eternas en esta tierra 2 Corintios 4:17 Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; y que pronto, más rápido de lo que crees, saldrás de la situación. Salmos 30:11 Has cambiado mi lamento en baile; Desataste mi cilicio, y me ceñiste de alegría.

Obviamente David no esperaba esta alegría, pero le fue dada.

El valor de la oración

Sin duda alguna, ayudará bastante que coloques tus causas, tus luchas delante de Dios, permítele a Dios estar ahí para ti.

Salmos 139:23-24 Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos; 24. Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno.

Recordemos que la oración es una forma sencilla de desahogarnos, de hablar con alguien que esta 24/7 para nosotros, hablamos de Dios. Salmos 62:8 Esperad en él en todo tiempo, oh pueblos; Derramad delante de él vuestro corazón; Dios es nuestro refugio. Selah.

No olvides:

  • Dios conoce perfectamente las circunstancias, problemas, dificultades que te abaten: Salmos 103:14 Porque él conoce nuestra condición; Se acuerda de que somos polvo.
  • Nos conoce mejor que nosotros mismos: 1 Juan 3:20 pues si nuestro corazón nos reprende, mayor que nuestro corazón es Dios, y él sabe todas las cosas.
  • Se interesa mucho por nosotros: 1 Pedro 5:7 echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.
  • Promete una vida eterna, al lado de Él, donde todo esto se acabará: Apocalipsis 21:4 Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.

Cuando la causa es un problema de salud

Ya hemos hablado de que algunas veces lo sentimientos suicidas provienen de alguna situación que se vive en términos de salud, si crees que ese es tu caso, no dudes en pedir ayuda, el mismo Señor Jesús dijo que debíamos buscar la ayuda: Mateo 9:12 Al oír esto Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. Así qué, no te sientas mal por ello, busca la ayuda que necesites.

Anímate, Dios nos ha prometido un cielo para nosotros, un lugar donde todo cesará, donde estaremos con Dios por siempre.

Apocalipsis 21:4 Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.

Si necesitas ayuda no dude en pedirla. Dios derrame muchas bendiciones sobre ti.