En la pubertad los deseos sexuales se vuelven tan fuertes que hacen que muchos jóvenes caigan en la masturbación.

Habrá personas que se dedican al estudio de la sexualidad que consideren que este tipo de prácticas no son dañinas para el cuerpo. Sin embargo, para el alma provoca un gran deterioro.