En las relaciones de noviazgo en pleno siglo 21 vemos como los jóvenes cada vez más van en desenfreno con su sexualidad, ya el valor del contacto físico quedo relegado y esto es lamentable; la relación sexual se da por materialismo, diversión u otra intención, excepto el amor sincero y honesto bajo un pacto matrimonial.

Las chicas jóvenes piensan que si tiene relaciones sexuales con su novio esto les garantizará una relación estable y duradera y los chicos jóvenes solo ven esto como una oportunidad de satisfacer sus deseos carnales.

Ahora, consideremos lo siguiente:

Ir en contra de las leyes físicas tiene consecuencias, por ejemplo, si vamos en contra de la ley de gravedad, muy seguramente terminemos bien lastimados o muertos incluso; ir en contra de las leyes morales hace que nuestras almas terminen lastimadas, incluso muertas en el peor de los casos en cuanto a la voluntad de Dios.