Salmos 147:3 El sana a los quebrantados de corazón, Y venda sus heridas.

A la luz de este versículo podemos preguntar y dar respuesta con firmeza a la siguiente pregunta: ¿Puede ser sanado el corazón de una mujer que ha sido herida profundamente por diferentes circunstancias o por una persona a la que amaba y en quien confiaba plenamente?, ¡Sí! puede ser sanada.

En estas lecciones estaremos tratando un tema de gran importancia entre la hermandad de las iglesias del Señor y porque no, entre las mujeres que necesitan que sus corazones sean sanados y tomen un vuelo alto en sus vidas de la mano del Señor.

Salmos 51:10 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de mí.

Un gran numero de personas vagan por el mundo con sus corazones heridos, cargados y fatigados, no logran comprender como pueden aplicar en gran parte lo prometido por el Señor:

Mateo 11:28-30 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. 29. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; 30. porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

Así como el cuerpo enferma, el alma también puede enfermar, el alma esta compuesta de la mente, la voluntad y las emociones; es la parte interior de cada ser humano y una parte importante, de hecho, Dios declara que aun nuestro cuerpo puede ser destruido, pero debemos temer es la destrucción del alma, separada de Dios para siempre:

Mateo 10:28 Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.

Un alma perdida, un corazón violentado, unas emociones destruidas y una fe menguada hacen de la mujer un ser humano con dificultades ante Dios, debemos recordar lo que dijo el Señor Jesús a los fariseos:

Mateo 12:34 ¡Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca.

Todo esto conlleva a vergüenza, amargura, depresión, duda, inseguridad, culpabilidad o del temor, todo esto es algo que como mujer debes confrontar y vencer, para que tu relación con Dios sea saludable y recuperes el bienestar al que nos llama Dios.

Sacar de la mente pensamientos tales como: tengo lo que merezco aun cuando las cosas no están bien, todo porque te das un valor conforme a lo que el mundo o alguien cercano te ha dicho, pensar que las cosas podrían ir peor, así que te conformas con lo que vives; todo esto, al confrontarlo, notarás que estabas sumergida en algo que no era justo para ti, para tu corazón.

Proverbios 4:23 Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.

Se sorprenderá al enterarse de cuan equivocada estaban sus pensamientos y empezar a disfrutar de una vida en Dios diferente a la que ha vivido, una vida maravillosa, asombrosa y satisfactoria, viendo lo que realmente Dios quiere para usted, una mujer libre, una mujer conforme al corazón de Dios.

La mujer debe considerar confiar su corazón en alguien que no miente, que no falla, que cumple, que protege, que salva, que ama con todo; ¡así es! Le hablo de Dios.

Salmos 23:3 Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.

Reflexione sobre esto: ¿Qué tipo de vida quiso Dios para usted como una mujer que es creada a imagen de Él? Sin duda alguna, no es una vida donde usted sea minimizada, devaluada, maltratada, abusada, utilizada y golpeada. Dios ofrece amor incondicional, dignidad y valía infinitos, integridad, justicia, paz y gozo; ¡Y esto es tan solo el comienzo de sus bendiciones para quienes creen y caminan con Él por la vida!

Génesis 1:27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.

Recuerde también: Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Las heridas para ser sanadas deben tener una limpieza profunda, supurar la infección que envenena más la herida y así lograr una sanidad fuerte y cicatrizar apropiadamente; el corazón debe tener una limpieza profunda, sacar, expulsar las infecciones que envenenan constantemente la mente y las emociones para que así se logre una sanidad fuerte y cicatrice apropiadamente.

1 Samuel 16:7 Y Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón.

Tienes dos opciones: Continuar como has vivido hasta hoy y seguir sumergida en la costumbre de una vida a medias o decir que ya has tenido suficiente de tristezas, infelicidad, excusas, culpabilidad y vergüenza y decir que esta lista para hacer lo que sea para ser sanada. Así que, ¡bienvenida y empecemos!