En algunas ocasiones, los jóvenes tienen dificultades con sus profesores en la escuela, y dichas dificultades pueden entorpecer su aprendizaje y logro en cada una de sus materias. Ahora, ¿Qué dice la biblia sobre esto? ¿Qué consejo puedo seguir para lograr una mejor relación con mis maestros? Bueno, la biblia es un gran manual de vida, un compendio de consejos que nos permiten poder vivir de una mejor manera, y en cuanto a este tema, no es la excepción.

Lista de Posibles Razones

  • No logras entender sus explicaciones.
  • Te baja las calificaciones a propósito.
  • Se nota que tiene favoritos.
  • Sus castigos son injustos.
  • Sientes que te discrimina.
  • Otro: ____________________________________

Bueno, pueden ser estas u otras razones, pero debemos apreciar un poco su difícil tarea, y atender al consejo dado por el Espíritu Santo.

1 Pedro 3:8 Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables;

Se puede ver a un maestro como la peor persona que hayas conocido, pero no quiere decir que esto sea la realidad, por eso debemos obrar conforme a la justicia de Dios.

No Son Perfectos

Los maestros tienen también sus dificultades como cada uno de los jóvenes, ellos deben enfrentar una difícil tarea cada día, la de enseñar a muchos jóvenes, formarlos para un mejor futuro, sembrar en ellos lo mejor, lo que van a necesitar para ser exitosos en la vida, así que, considera un poco esto.

Dios en su palabra nos muestra cuán difícil puede ser para cualquier ser humano el refrenar su lengua para no hacer mal.

Santiago 3:2 Porque todos ofendemos muchas veces. Si alguno no ofende en palabra, éste es varón perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo.

Notemos, los profesores pueden actuar de ciertas maneras cuando sus alumnos no son del todo obedientes, enfrentarse a un salón de clases con un gran número de estudiantes, ver una porción de ellos sin interés por lo que estás diciendo, algunos siendo rebeldes, otros desinteresados, y otros más incluso agrediendo a su maestro, todo esto puede provocar una conducta cargada de ciertas deficiencias en cualquier ser humano, así que, antes de cuestionar, podrías tener un poco de empatía por cada profesor.

Tienen sus Favoritos

¿Cuántos de ustedes jóvenes no han pensado en esto? Que su profesor tiene ciertos estudiantes que son sus favoritos, bueno, podríamos decir que si; todo esto, porque frente al caos que mencionamos anteriormente, también están los estudiantes que prestan atención, interesados en lo que ellos quieren enseñar, si tú fueras el maestro de tu clase, ¿Qué pensarías?

Hay que pensar en la cantidad de veces que los maestros deben repetir las mismas clases, es difícil mantener el entusiasmo con tantas veces, pero, aun así, ellos tratan de dar lo mejor, podrías ser alguien que preste debida atención a sus clases, debido respeto a tus maestros y notarás como todo empieza a cambiar.

Mateo 7:12 Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas.

Pueden Malinterpretar a sus Alumnos

A veces lo que genera ciertos obstáculos entre los maestros y los estudiantes son simples malentendidos; los prejuicios limitan las relaciones entre los maestros y sus estudiantes, cuando algún estudiante hace muchas preguntas, puede sentirse como cierta rebeldía, o cuando hace comentarios, debes cuidar lo que dices, puede sonar en ciertas ocasiones a burla.

Miremos lo que aconseja Dios.

Romanos 12:17-18 No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres. 18. Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.

Algunos estudiantes son muy tímidos, esto puede poner un obstáculo entre el maestro y él, evalúa sí este es tú caso.

Una ayuda importante puede ser: saluda a tu profesor en toda oportunidad, trata de ser amable con él y considera su tarea diaria en enseñar a jóvenes a cómo convertirse en su mejor versión de sí mismos, puede que en un inicio se sienta incómodo, o que el profesor se extrañe, pero notarás como al cabo de un tiempo, esto traerá consigo buenos resultados.

Pueden algunos preguntar, ¿Qué hago cuando noto realmente que no puedo llevarme bien con mi profesor? Bueno, aquí la paciencia es un factor determinante, veamos lo que dice Dios.

Proverbios 25:15 Con larga paciencia se aplaca el príncipe, Y la lengua blanda quebranta los huesos.

Se debe hacer el esfuerzo de reaccionar con calma cuando lo maestros tienen tratos injustos para contigo, notarás como en el tiempo te empezará a ver de forma diferente.

Algunos Casos Específicos

Tener empatía por tus profesores es solo el principio. En algunas ocasiones tendrás que hacer algo más, veamos algunas.

Me baja las calificaciones a propósito: Habrá momentos en los que insultar, discutir acaloradamente no servirá de nada, solo empeorará las cosas. Para esto debemos emplear lo que el profeta Natán hizo con David cuando debía llamar su atención por el pecado cometido; puedes leer este evento en 2 Samuel 12:1-7.

¿Por qué entonces no hacer lo mismo? Debemos llegar a ellos con calma y sabiduría, con humildad y misericordia, actuando de forma adulta y empezar a preguntar que deberes escolares puedes hacer para mejorar las notas.

Recuerda:

Proverbios 18:13 Al que responde palabra antes de oír, Le es fatuidad y oprobio.

Tiene algo contra mí: Puede darse el caso, donde maestros pueden colocar sus asuntos personales por encima de los profesionales, pueden presionar a sus estudiantes por prejuicios religiosos, por temas de raza, color de piel o por alguna otra razón, no sucumbas ante esto, elige siempre actuar con sabiduría y verás como se cansará tu maestro de hacer lo incorrecto.

Proverbios 26:4-5 Nunca respondas al necio de acuerdo con su necedad, Para que no seas tú también como él. 5. Responde al necio como merece su necedad, Para que no se estime sabio en su propia opinión.

No todos los problemas tienen solución, recuerda siempre tener tu mejor herramienta frente a esto, la paciencia es un arma definitiva, completa y de gran ayuda para salir adelante en todas estas situaciones. Piensa que un futuro tendrás, no maestros, sino jefes, los cuales puedes ser incluso peores que tus maestros de hoy, así que toma todo como una enseñanza, para que en el futuro sepas cómo debes actuar frente a estos desafíos.