Muchos entornos son de alta presión, pero sin lugar a dudas la escuela, colegio o universidad representan en gran parte esos entornos donde se producen la mayor cantidad de equivocaciones, malas decisiones o cualquier riesgo que concluye en un pecado que afecta enormemente el alma de los jóvenes.

Algunos jóvenes aprender a beber alcohol por presión de sus amigos, otros, sostienen relaciones sexuales con sus parejas, de hecho, algunos se vuelven adictos a drogas que terminan acabando sus vidas, todo esto por la presión de grupo.

¿Cómo entonces proceder frente a esto?

Cuatro Pasos Para Reducir el Estrés

Siendo realistas, es imposible terminar tus estudios sin experimentar cierto grado de estrés. El problema surge cuando te sientes tan presionado que crees que vas a explotar.

Miremos un poco el consejo de Dios:

Ecl 7:7 Ciertamente la opresión hace entontecer al sabio, y las dádivas corrompen el corazón.

¿Cómo podemos evitar llegar a esos puntos de donde pensamos que todo va a explotar?

Debemos mirar un poco lo que nos enseña algunas disciplinas frente a esto, el deportista profesional empieza con poco, no con todo, va paso a paso y trabaja su cuerpo de a poco para ir creando la resistencia que necesita para poder competir sin romperse fácilmente.

Entonces, si tú como joven sigues estos pasos podrás resistir sin romperte, toda esta presión que puede surgir en tu proceso escolar.

Identifica las Causas

Pro 22:3 El avisado ve el mal y se esconde; Mas los simples pasan y reciben el daño.

No podemos evitar fácilmente las consecuencias dañinas del estrés a menos que descubramos que es lo que lo causa, debemos realizar una lista de esas cosas que nos causan el estrés, para que de esa manera, al identificarlo podamos pasar al siguiente punto.

Luc 14:28 Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla?

Investiga el Tema

Es importante que investigues y conozcas la situación que te afecta, así podrás hacerle frente a la situación de forma mucho más práctica, podríamos decir que sí sientes presión de grupo para hacer cosas indebidas, puedes seguir el consejo enseñado en el Tomo I, así podrás salir fácilmente de eso y cumplirás el propósito de Dios fácilmente.

Recuerda lo enseñado por Dios:

1Pe 4:4-5 A éstos les parece cosa extraña que vosotros no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan; 5. pero ellos darán cuenta al que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos.

No lo dejes para Después

Los problemas no desaparecen si los ignoras. Al contrario, solo se logra que tomen ventaja y se conviertan en gigantes difíciles de derribar, así que, mejor pensemos en cómo resolverlos oportunamente, recuerda que esto puede afectar tu relación con Dios, dañar el proceso y el esfuerzo que has invertido en vivir una vida cristiana, piadosa y de bien delante del Señor Jesús.

2Co 6:2 Porque dice: En tiempo aceptable te he oído, Y en día de salvación te he socorrido. He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación.

Pide Ayuda

¿Recuerdas el ejemplo que hablamos acerca del deportista? Bueno, hasta el más fuerte necesita ayuda.

Gál 6:2 Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.

Puedes recurrir a un cristiano, a un pastor de la iglesia, aun familiar maduro que te ayude a comprender y responder apropiadamente frente a estos desafíos diarios, así lograrás tener mejores pensamientos o mecanismos para salir adelante.

No dudes en hacerlo, Dios dice en su palabra los siguiente:

Pro 11:14 Donde no hay dirección sabia, caerá el pueblo; Mas en la multitud de consejeros hay seguridad.

¿Puede ser bueno el Estrés?

Aunque no lo parezca, sentir presión o estrés es bueno, significa que te molesta, que no estas de acuerdo con las malas acciones y que no son tu gusto, de hecho es un indicador claro que no corres con el mundo, que no sigues el pensamiento de los pecadores y que siente malestar cuando te obligan a hacer estas cosas.

Problemas se tienen cuando esas cosas no nos molestan, cuando nos sentimos cómodos con el pecado, cuando hacemos las cosas, no por presión, sino por gusto.

La Biblia habla al respecto:

Pro 6:9-11 Perezoso, ¿hasta cuándo has de dormir? ¿Cuándo te levantarás de tu sueño? 10. Un poco de sueño, un poco de dormitar, Y cruzar por un poco las manos para reposo; 11. Así vendrá tu necesidad como caminante, Y tu pobreza como hombre armado.

Conclusión

No dejes de orar, recuerda que la ayuda que necesitas, esta de la mano de Dios, puedes soportar muchas cosas, pelea la buena batalla y echa mano de la vida eterna.