Sabemos, como seres humanos que todos atravesamos momentos difíciles en nuestras vidas, de hecho, es algo que no es desconocido para Dios, para su pueblo, debido a que, incluso grandes hombres y mujeres mencionados en la biblia, sintieron en algún momento de sus vidas profunda tristeza, un abatimiento que les hizo llorar y clamar a Dios por paz.

1 Samuel 1:6-8 Y su rival la irritaba, enojándola y entristeciéndola, porque Jehová no le había concedido tener hijos. 7. Así hacía cada año; cuando subía a la casa de Jehová, la irritaba así; por lo cual Ana lloraba, y no comía. 8. Y Elcana su marido le dijo: Ana, ¿por qué lloras? ¿por qué no comes? ¿y por qué está afligido tu corazón? ¿No te soy yo mejor que diez hijos?

Salmos 35:14 Como por mi compañero, como por mi hermano andaba; Como el que trae luto por madre, enlutado me humillaba.

Habrá situaciones incluso, donde sin motivo aparente podrás estar triste, cambiar bruscamente de la felicidad a la tristeza, todo puede pasar de un momento a otro, suena raro, pero es una realidad latente.

Sea cual sea el motivo y aun si parece que no lo hay, cuando sientas tristeza, recuerda estas pautas bíblicas:

  • Hablar con alguien. Job dijo: Job 10:1 Está mi alma hastiada de mi vida; Daré libre curso a mi queja, Hablaré con amargura de mi alma. Es increíble el alivio que se experimenta a veces cuando hablamos con alguien, cuando abrimos nuestro corazón y le permitimos a alguien que conozca nuestras luchas y batallas internas, por eso es importante que tengas a alguien al cuál poderle confiar situaciones difíciles y con quien hablar.
  • Escribe lo que siente. Otra de las cosas que puede ayudarte mucho es escribir como te sientes, hasta el rey David escribió detallando su amarga tristeza a causa de sus errores: Salmos 6:6 Me he consumido a fuerza de gemir; Todas las noches inundo de llanto mi lecho, Riego mi cama con mis lágrimas. Poner esos sentimientos en una hoja te puede permitir conservar sabiduría práctica para el futuro. Proverbios 3:21 Hijo mío, no se aparten estas cosas de tus ojos; Guarda la ley y el consejo, escribir puede ayudarte a entender mejor tus emociones y a canalizar las frustraciones apropiadamente.
  • Órale a Dios. La palabra de Dios nos garantiza que cuando oramos encontramos la ayuda que necesitamos, pero debemos hacerlo sin dudar: Filipenses 4:6,7 Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. 7. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. Santiago 1:6 Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra.
    • Lee el salmo 139:23-24 y puedes usarlo como un modelo para tus oraciones, abriendo el corazón a Dios para que te ayude con tus cargas Mateo 11:28-30 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. 29. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; 30. porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.
    • Además de lo dicho. Recuerda que tienes la asistencia plena del Espíritu Santo, la compañía del Hijo y el amor del Padre, garantía total que podrás con lo que sea que enfrentes, simplemente recurre a la palabra de Dios para que puedas conocer el consejo que tenemos de parte de Dios. Salmos 1:1-3 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado; 2. Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche. 3. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará.
  • Cuando la tristeza no afloja. Habla con alguien que pueda aconsejarte para salir de esa situación, de hecho, debes entender que existe un mal que puede aquejar tu corazón, se conoce como la depresión, no sientas miedo si eres diagnosticado con esta condición, no sientas vergüenza, muchos jóvenes están allí afuera sintiendo lo mismo, peleando la dura batalla contra esta condición, así que ¡Adelante!, no te dejes vencer, recuerda: Salmos 34:18 Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; Y salva a los contritos de espíritu.

Ejemplo Bíblico

Job, un hombre de grande fe, de buen testimonio ante Dios, sufrió de una amargura fuerte debido a las situaciones difíciles que vivió, aún así, permaneció fiel ante Dios, notemos lo que dice él al recibir los duros golpes de estas circunstancias: Job 10:1 Está mi alma hastiada de mi vida; Daré libre curso a mi queja, Hablaré con amargura de mi alma. Job 10:15 Si fuere malo, ¡ay de mí! Y si fuere justo, no levantaré mi cabeza, Estando hastiado de deshonra, y de verme afligido.

A pesar de sufrir tantas desgracias, Job estuvo siempre decidido a seguir a Dios por encima de todo: Job 2:10 Y él le dijo: Como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. ¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos? En todo esto no pecó Job con sus labios. Job es un verdadero ejemplo de aguante y tenacidad para nosotros.

Es probable que tu tengas estos momentos en tu vida, te sientas cansado de muchas cosas, pero… se resuelto como Job, mantente firme ante la adversidad y notarás como la mano poderosa de Dios llega a tu vida.

Santiago 5:11 He aquí, tenemos por bienaventurados a los que sufren. Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el fin del Señor, que el Señor es muy misericordioso y compasivo.

Si en algún momento has pensado en quitarte la vida, no dudes en contactar a alguien que pueda ayudarte, alguien cercano, si estoy cerca de ti, contáctame, estaré para ayudarte.