Pavo, Los Alimentos, Acción De Gracias, Cena, Fiesta

Hemos visto en algunos puntos de estos estudios que tenemos cosas que no hemos elegido, como nuestros padres, nuestros hermanos, etc. Pero hay cosas que si podemos elegir, como nuestra salud, así es, aunque los genes pueden influir, la condición física depende mucho de ti, del cuidado que tengas para con tu cuerpo.

Pensamos que somos demasiado jóvenes como para cuidarnos, pero si recuerdas bien acerca de los planes que tienes para tu vida, sin salud no podrás alcanzarlos, así que debemos velar por una buena salud.

Come sano y te verás muy bien

La biblia dice claramente que debemos ser controlados en muchas cosas, incluido los hábitos alimenticios, Proverbios 23:21 Porque el bebedor y el comilón empobrecerán, Y el sueño hará vestir vestidos rotos. Observemos algunas recomendaciones para cuando nos enfrentamos a este tipo de situaciones.

  • Escucha a tu estómago. Aprender a comer hasta que te sientes satisfecho es importante, tú mismo sabrás, esfuérzate por ser consciente hasta donde puedes llegar realmente.
  • Trata de comer sano. En nuestra juventud no negamos nada a nuestro cuerpo, azucares, grasas, bebidas, todo lo que vemos lo consumimos, así que piensa que tanto mal puedes hacerle a tu cuerpo sino paras.
  • Corregir los malos hábitos. El habito de repetir en las comidas, de comer en horarios diferentes o tarde la noche antes de ir a dormir, recuerda que los hábitos puedes ser muy dañinos.
  • El secreto. Nunca, pero nunca te saltes las comidas, te dará hambre después que acabarás comiendo de más.

Haz ejercicio y te sentirás de maravilla

En la biblia encontrarás enseñanzas acerca de cuidar el cuerpo, ya que es templo del Espíritu Santo. 1 Corintios 6:19 ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Aunque enseña también a colocar primero la mirada en las cosas de Dios, así que el ejercicio corporal no debe matar el ejercicio espiritual, ambos deben estar como prioridad en nuestras vidas, incluso, más el espiritual.

Se tienen ventajas cuando hacemos ejercicio y nos cuidamos en nuestra alimentación, veamos:

  1. Aumenta nuestras defensas.
  2. Hace que el cerebro produzca sustancias tranquilizantes
  3. Puede ser divertido

El secreto: escoge un ejercicio divertido e intenso, que te guste y dedícale un mínimo de 20 minutos al menos tres veces por semana.

Duerme bien y rendirás más

Eclesiastés 4:6 Más vale un puño lleno con descanso, que ambos puños llenos con trabajo y aflicción de espíritu.

Es importante que duermas el tiempo necesario para que puedas trabajar, estudiar y rendir correctamente, no te distraigas con el celular tarde en la noche, eso te resta posibilidades para levantarte con mejores energías al siguiente día.

  1. Acuéstate temprano.
  2. No te quedes hablando hasta tarde en la noche.
  3. Establece un horario de sueño.

El secreto: trata de dormir tus ocho horas diarias.

Recuerda: Eclesiastés 12:1-3 Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento; 2. antes que se oscurezca el sol, y la luz, y la luna y las estrellas, y vuelvan las nubes tras la lluvia; 3. cuando temblarán los guardas de la casa, y se encorvarán los hombres fuertes, y cesarán las muelas porque han disminuido, y se oscurecerán los que miran por las ventanas;