Algunos jóvenes mantienen una muy buena relación con todos sus hermanos, podríamos citar a varios de ellos, pero tenemos otro grupo que no logran llevarse bien, dificultando su vida cada vez más, lo cual los lleva a depresiones o situaciones de rebeldía y enojo constante.

No pueden ignorar que este asunto, aunque algunos lo crean, no debe ser resuelto por los padres, estas situaciones deben resolverse entre los hermanos, ya que al crecer te darás cuenta la gran compañía y ayuda que los hermanos nos dan.

Pensemos por un momento en esas situaciones difíciles que hemos vivido con ellos, y pregúntese ¿Qué es lo que más motiva para que estas situaciones se den?

Será acaso:

  • Objetos personales.
  • Choques de personalidad.
  • Privacidad.
  • Otro: _________________________________

¿Cómo identificar la raíz del problema?

Debemos hacer un análisis cuidadoso de la historia enseñada por Jesús acerca del hijo prodigo, pero centrándonos en la relación de estos dos hermanos.

Lucas 15:11-32; Notemos como aquel hijo menor reclama la parte de su herencia, gasta todo en un país lejano, luego, al sufrir una situación difícil, regresa donde su padre, al verle su padre se regocija y prepara una celebración, su hermano mayor, al ver todo esto se enoja con su padre, y muestra el disgusto para con su hermano debido a su irresponsabilidad, Lucas 15:30 pero cuando vino este hijo tuyo, que ha consumido tus bienes con rameras, mataste para él el becerro engordado. Ahora, piensa en todo lo que pudo haber sucedido que no es narrado por Jesús, podrías pensar muchas cosas, algo no estaba bien entre estos dos hermanos, ya que el trato de este hermano mayor hacia su hermano menor es de poco agrado.

Es entendible que te molestes si tu hermano siempre está invadiendo tu espacio o diciéndote lo que debes hacer, pero debes recordar lo Dios enseña: Proverbios 30:33 Ciertamente el que bate la leche sacará mantequilla, Y el que recio se suena las narices sacará sangre; Y el que provoca la ira causará contienda. Ahora, ¿Qué quiere decir esta enseñanza? Que así cuando se suena la nariz con fuerza sale sangre, las discusiones o resentimientos entre hermanos traerán luego estallidos de ira y enojo sin control por cualquier causa y debemos ser muy cuidadosos en esto.

Al final, podemos llevar el problema a algo más agudo. Alejandro es un joven de 24 años que acabó con la vida de su hermana Manuela el 21 de mayo 2018, todo por sus inconvenientes pasados, su poca tolerancia entre ambos y el disgusto constante debido a la mascota de ella y al habito de fumar de él, así él, ese día al salir su padre y dejarlos solos, tomo un arma blanca (cuchillo) y le propino 60 heridas a su hermana, dejándola muy mal herida, cuando es llevada a la clínica, fallece debido a su mal estado. (Jaramillo, 2018)[1]

Proverbios 26:21 El carbón para brasas, y la leña para el fuego; Y el hombre rencilloso para encender contienda.

Entonces, ¿Cómo puedes evitar quedar resentido? Antes tienes que identificar cuál es el problema de fondo.

Se solucionan estos resentimientos o inconvenientes cuando descubrimos las causas de fondo, y atacamos esas causas para que así no tomen ventaja en nuestro corazón. Recordemos Proverbios 4:23 Con toda diligencia guarda tu corazón, porque de él brotan los manantiales de la vida. (LBLA).

Actuemos con inteligencia y caminemos pronto para resolver todo esto, Proverbios 19:11 La cordura del hombre detiene su furor, Y su honra es pasar por alto la ofensa.

¿Cómo resolver y evitar conflictos?

No basta con identificar la causa real de los conflictos, también debemos aprender a resolverlos y evitarlos. Veamos algunas sugerencias:

  • Pacta unas reglas básicas. Establece con tus hermanos acuerdos que promuevan el respeto por los bienes del otro y los tiempos o turnos a tener en el uso de ciertos elementos o espacios, teniendo como base en cada regla lo enseñado por Dios: Mateo 7:12 Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas. Este consejo es de gran utilidad, eso sí, háblalo con tus padres también. Efesios 6:1.
  • Cumple tu parte. Romanos 2:21 Tú, pues, que enseñas a otro, ¿no te enseñas a ti mismo? Tú que predicas que no se ha de hurtar, ¿hurtas? Pues bien, si quieres que tus hermanos respeten los acuerdos, tus espacios, tus cosas, haz tu lo mismo.
  • No te ofendas fácilmente. La biblia enseña: Eclesiastés 7:9 No te apresures en tu espíritu a enojarte; porque el enojo reposa en el seno de los necios. Es muy cierto, cuando aprendes esto disfrutarás de una vida tranquila y podrás apreciar mejor las cosas, aunque esto no es garantía de que tus hermanos no vayan a dejar de molestarte.
  • Perdona y olvida. Los problemas serios hay que hablarlos y resolverlos, pero los pequeños inconvenientes o malentendidos Dios enseña: Proverbios 19:11 La cordura del hombre detiene su furor, Y su honra es pasar por alto la ofensa.
  • Pide a tus padres que hagan de árbitros. Habrá ocasiones en las que tengas que pedir a tus padres que te ayuden a llegar a un acuerdo con tus hermanos. Romanos 14:19 Así que, sigamos lo que contribuye a la paz y a la mutua edificación. Sin embargo, es mejor que aprendas a resolver los conflictos por tu propia cuenta.
  • Valora las virtudes de tus hermanos. Seguro ellos tienen cualidades que admiras. Repasemos algunas de ellas:
HermanoCualidad
 
 
 

Ahora, en vez de obsesionarte con los defectos, busca oportunidades para decirles lo que mas valoras de ellos, Salmos 130:3 SEÑOR, si tú tuvieras en cuenta las iniquidades, ¿quién, oh Señor, podría permanecer?; Proverbios 15:23 El hombre se alegra con la respuesta de su boca; Y la palabra a su tiempo, ¡cuán buena es!

Tus hermanos no tienen que ser tus mejores amigos. Proverbios 18:24 El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; Y amigo hay más unido que un hermano. Pero sí es importante que fortalezcas la relación con ellos. Colosenses 3:13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.

¡Seguro que así lograrás llevarte bien con ellos! – Estudia el ejemplo de Jacob y Esaú, Génesis cap. 25-33.


[1] Noticia: https://www.rcnradio.com/colombia/eje-cafetero/condenan-38-anos-de-prision-joven-que-asesino-su-hermana-en-manizales