Mateo 18:19 Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.

Una de las herramientas mas importantes de una relación matrimonial es la oración; mediante ella podemos acudir con un sinnúmero de emergencias para atraer la atención de Dios sobre nuestras vidas. Soy de los que piensa y cree firmemente que si los matrimonios actuales llegaran a Dios en oración, las cosas serían totalmente diferentes.

El Hijo de Dios fijó en el tablero de la vida esta gran enseñanza: si dos personas se colocan de acuerdo sobre algo en la tierra y piden al Dios Padre por medio del Dios Hijo, la ayuda y dirección que necesitan, la van a recibir. Entonces, estimado lector por qué no buscar conversar con Dios cada día, unirse con su cónyuge, los dos juntos en armonía para pedir su bendición y ayuda.

La oración es un momento íntimo de los matrimonios con aquel que es la cúspide de toda relación, y Él estará siempre dispuesto a escucharlos.

1 Tesalonicenses 5:16-18 Estad siempre gozosos. 17. Orad sin cesar. 18. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.

El matrimonio es una situación de gozo; y contrariamente a lo que piensa el mundo moderno, es posible estar en compañía de la misma persona durante el resto de nuestra existencia en esta tierra y ser feliz; así que procura en esta relación orar sin cesar, dando siempre a Dios gracias por todo lo que hace por cada uno de nosotros a través de su Hijo.

Los hogares pueden estarse quemando, con problemas a la orden del día, y con situaciones salidas de control. Puedes estar pensando: ¿Qué hacer para tener nuevamente en orden el hogar? Déjame decirte que es la oración el medio para lograr tener todo en orden, ya que llamas y entras en contacto directo con quien sí puede apagar el incendio, y ese es Dios.

Colosenses 4:2 Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias;

Efesios 4:26 Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo,

En la oración de pareja se encuentran soluciones, incluso a la situación cotidiana de llegar a dormir enojados. Quiero preguntarte: ¿Qué pasaría si se hubieran ido enojados a dormir y en la noche alguno de los dos falleciera? El remordimiento por no haber resuelto la situación cuando aún había la oportunidad, puede hacer de tu vida algo difícil; sin embargo, ponerse de acuerdo los ayudará a aliviar cualquier situación que enfrenten; apóyate con tu cónyuge en la oración y encontrarán la riqueza de ir juntos a Dios y pedir su ayuda para resolver las diferencias.

Son muchas las bondades que se tienen en la oración, entonces ¿Por qué no hacer un uso apropiado y seguido de ella?

Pregúntale a tu cónyuge si pueden comenzar a orar juntos. Decidan cuál es el mejor momento para hacerlo, ya sea por la mañana, a la hora de almorzar o antes de irse a dormir. Usen este tiempo para confiarle al Señor las inquietudes, los desacuerdos y las necesidades. No olviden darle gracias por su provisión y sus bendiciones. Aun si tu cónyuge se niega a hacerlo, decide pasar este momento diario en oración así sea tu solo, o sola.

Salmos 88:13 Mas yo a ti he clamado, oh Jehová, Y de mañana mi oración se presentará delante de ti.

Un servidor en Cristo; L. Felipe Torres M.