(Mateo 19:26) Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible.

Es claro que cuando no gustamos de algo, tendemos a hacer las cosas de mala gana. En algún momento de nuestras vidas hemos tenido dificultad con esto; así que, sólo puedo decirte que estos días que has pasado buscando agradar a tu cónyuge a través de estos retos del amor, estás haciendo también un trabajo contigo mismo, hacer lo más difícil para el ser humano, lo cual es, lograr enfrentarse a sus propios paradigmas o creencias para salir delante de cada situación que vive.

Puede que hayas empezado confiando poco en que funcione, o peor aún, empezaste porque te lo han exigido; sin embargo, todo tiene un propósito y considero que como persona consciente que eres, sabrás que cada consejo diario es un buen camino para lograr lo que tanto deseas e imagino que deseas la felicidad en tu vida.

Dios dice en su palabra que muchas cosas pueden parecerle al hombre difíciles, pero para Dios no son imposibles, pues Dios puede hacer grandes cambios en la vida de cada uno de nosotros, puede renovar nuestros matrimonios totalmente y, puede incluso, aumentar el amor y entrega para con nuestras parejas.

Todos nosotros hemos pecado: (Romanos 3:23) por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.

Necesitamos de Dios; busca su ayuda y comprende que ese amor que es imposible para nosotros, es posible para Dios. Amar de una forma desinteresada solo puede ser aprendida de aquel que nos amó desinteresadamente.

El reto de hoy es considerar cuáles retos te parecieron difíciles o hiciste de mala gana; si realizaste alguno de esta manera, corrige y repítelo de nuevo. Busca hacerlo desinteresadamente.

Un servidor de Cristo; L. Felipe Torres M.