Resumen

Es preocupante ver como muchos cristianos hoy día no se preocupan por saber cómo se prepara el material de estudio que reciben, son indiferentes a qué tipo de recursos usa su predicador o evangelista, incluso, al momento de solicitar apoyo para la búsqueda de material son reacios, no desean o no tienen intención en lo más mínimo por brindar herramientas y recursos confiables para su propio alimento espiritual.

¿Sabe usted hoy qué recursos emplea su predicador? Diccionarios, comentarios, biblias, bibliografías, temas concretos, etc.

Si usted no lo sabe, es como si no le importara que clase de ingredientes emplea para preparar su propia comida, no le importa si están expirados, si son confiables o qué tipo de inconvenientes traerán a su salud física.

Tenga mucho cuidado, el error está a la espera de que usted le abra la puerta.

 

Descargar Artículo