Proverbios 15:22 Los pensamientos son frustrados donde no hay consejo; Mas en la multitud de consejeros se afirman.

Los árboles gigantescos de secoya se elevan cientos de metros en el aire y resisten presiones ambientales intensas. Los rayos pueden golpearlos, pueden soplar vientos intensos y los incendios forestales pueden arder a su alrededor. Sin embargo la secoya resiste firme, y se fortalece durante las pruebas. Uno de los secretos de la fuerza de este árbol gigante es lo que sucede bajo la superficie. A diferencia de muchos árboles, se extiende hacia afuera y entrelaza sus raíces con las secoyas que lo rodean. Cada uno recibe poder y refuerzos con la fortaleza de los demás.

El secreto de la secoya también es una clave para mantener un matrimonio fuerte y saludable. La pareja que enfrenta problemas sola tiene más probabilidades de derrumbarse en los momentos difíciles. Sin embargo, las que entrelazan sus vidas en una red de otros matrimonios fuertes, aumentan exponencialmente sus posibilidades de sobrevivir a la tormenta más intensa. Es fundamental que los esposos busquen consejos piadosos, amistades saludables y mentores experimentados. Todos necesitamos el consejo sabio a lo largo de la vida. Las personas sabias lo buscan constantemente y lo reciben con alegría. Los necios nunca lo buscan y lo ignoran cuando se lo dan.

Proverbios 12:15 El camino del necio es derecho en su opinión; Mas el que obedece al consejo es sabio.

Comparemos un poco este versículo con el uso práctico de un mapa: cuando vas de viaje por una geografía desconocida para ti, confías en el mapa, no lo haces a tu propio juicio, lo haces siguiendo el consejo de alguien que ya transitó la vía y ha reconocido el camino; sobre esta base, al hacerlo así podemos aprender cuan necesario se hace el consejo de Dios para solucionar los problemas en nuestro matrimonio. No seguirlo es como manejar a 80 kilómetros por hora o más en un camino que no conoces, y en el que no sabes qué te espera en una curva donde tu tiempo de respuesta normalmente es muy bajo.

Otro ejemplo más práctico es cuando cruzamos los puentes para pasar al otro lado; el puente no fue construido por ti, fue construido por alguien con la suficiente capacidad y conocimiento para construir puentes. No te imagino bajándote del auto y cruzando el río, porque sencillamente te rebelaste y no deseas atravesar el puente… entonces piensa: ¿Porqué te rebelas frente a las cosas de Dios?, es como si fueras aquel necio que habiendo un puente, simplemente desea ahogarse en el río al no usarlo.

Hebreos 3:13 antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado.

Elijes al mejor profesional médico para que atienda tu enfermedad, al mejor ingeniero para que construya tu casa, al mejor profesor para tus hijos… entonces porqué buscar consejo en amigos que se han separado, en amigos llenos de ira, ajenos a las cosas de Dios… busca a personas que realmente puedan compartir contigo un sabio consejo y más cuando el consejo es de Dios, aquel que nos conoce perfectamente a todos, ya que Él nos hizo y nos reclamará por lo que hicimos.

Romanos 14:12 De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí.

Busca un mentor para tu matrimonio: un buen cristiano que sea sincero y amoroso contigo. Si te parece que es necesaria la terapia, da el primer paso y concierta una cita. Durante este proceso, pídele a Dios que dirija tus decisiones y te dé discernimiento.

Si necesitas de nuestra ayuda, en la iglesia de Cristo en Manizales estamos para acompañarte en el proceso, estamos para ayudarte, no dejes tu matrimonio en manos de personas que no tienen la más mínima idea de cómo construir puentes para llegar a la felicidad del matrimonio conforme al corazón de Dios.

Déjanos tu comentario, escríbenos a nuestro correo y con gusto daremos consejo a tus necesidades.

Un servidor en Cristo; L. Felipe Torres M.