La paciencia es a veces la mejor herramienta para enfrentar situaciones en nuestra relación de alta o mediana complejidad; de hecho, Dios pide que cada cristiano sea paciente. Pero consideremos en sí, cuán necesaria es la paciencia entre la relación matrimonial; hay momentos en los cuales se dificulta la relación por falta de esta virtud.

Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios.
Santiago 1:19‭-‬20 RVR1960

Si tienes que enfrentar una situación el día de hoy con tu cónyuge y observas que en el intercambio de palabras las cosas no van bien, toma una postura de paciencia y no permitas que la ira o el enojo te hagan decir o hacer cosas que no son; entre los esposos se hace necesario desarrollar esta virtud.

Cuando tengo momentos en mi vida, donde mi cónyuge trata de hacerme enojar, incluso a propósito, recuerdo mucho las palabras de Dios en cuanto al amor.
El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.
1 Corintios 13:4‭-‬7 RVR1960.

He visto cómo muchos matrimonios se hieren bastante por la falta de paciencia; en la gran mayoría de estos encuentros hostiles, se evidencia lo que en el corazón abunda del uno y del otro, se observa dolor, resentimiento, tristeza. Y me pregunto: ¿acaso un matrimonio está hecho para sufrir? Considero que todos estamos de acuerdo en que no; entonces ¿por qué no acabar con estos dolorosos momentos?.

vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor.
2 Pedro 1:5‭-‬7 RVR1960

La paciencia debe una virtud en la que usted crezca día a día, ya que esto nos hará mejores cónyuges.

Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo.
2 Pedro 1:8 RVR1960

Espero en Dios que el reto de hoy sea tenido en cuenta y que siempre busquemos la paciencia en cada momento, así como Dios es paciente para con nosotros.

Su hermano en Cristo; L. Felipe Torres.